Connect with us

Opinión

Poner personas no aptas en puestos claves es apostar a perder

Published

on

Foto: Especial

Saetas al Viento

Poner personas no aptas en puestos claves es apostar a perder 

La capacidad de respuesta de una organización social ante los constantes cambios del entorno -cada vez más volátil- depende de la capacidad de adaptación de un aspecto importante “el factor humano”, dicho factor es determinante para el sano desarrollo organizacional, es el que aporta la principal fuerza creativa y productiva de cualquier organización pública o privada.

Apostar a ganar implica conocer las fortalezas y las debilidades de las personas y de las áreas de trabajo. Poder identificar áreas de oportunidad es un reto estratégico para cualquier empresa. No saber con qué herramientas (nivel educativo, experiencia laboral, capacitación, actualización y profesionalización, competencias laborales) cuentan las personas para desarrollar su trabajo, equivale a apostar a ciegas.

Colocar personas en puestos para los cuales no cubren el perfil equivale a poner engranes no adecuados para el funcionamiento de la maquinaria, lo cual puede ocasionar que la maquinaria trabaje inadecuadamente, que se desgaste, se deteriore y al final se paralice. Es decir, poner personas no adecuadas en determinados puestos puede resultar desastroso para la organización en su conjunto.

Algunos supuestos: 1) la persona no sabe cómo hacer su trabajo, esto puede significar que le falta capacitación; 2) la persona no puede hacer su trabajo, tal vez esta persona no cumpla con el perfil del puesto y 3) la persona no quiere hacer su trabajo, esta persona debe ser removida de ese puesto.

Porque todas estas situaciones no solo entorpecen el eficiente funcionamiento del trabajo, no solo de un área, sino de toda una organización, si esta tiene un enfoque integral, basado en sistemas y procesos, donde todos deben compartir la misma visión, misión y valores organizacionales.

Apostar a perder implica organizaciones sociales (públicas y privadas) que no tengan la capacidad de identificar áreas de oportunidad en sus Recursos Humanos en relación a la capacidad de adaptación al cambio y a los nuevos retos que implica ser más eficientes y efectivos en la participación de los mercados. Así como en la atención de las demandas sociales. Cabe mencionar que algunas organizaciones nunca ponen atención ni cuidado ante las prácticas laborales nocivas tales como los cotos de poder, las áreas conflictivas, las personas que afecten con su actitud y desempeño el sano desarrollo organizacional y temas de violencia laboral (mobbing). Lo cual no solo provoca anquilosamiento, también pérdida de competitividad y capacidad de desarrollo y diversidad.

Apostar a ganar implica prepararse para ser los mejores, esto es un proceso interminable que busca la mejora continua de las fortalezas y oportunidades de cualquier organización en todos sus procesos y factores. Por otra parte, apostar a perder es seguir en la mediocridad ya sea por ignorancia o necedad, donde nada cambia, las cosas se siguen haciendo igual pese a toda la evidencia de necesidad de cambio.

¿Quién en su sano juicio apuesta a perder?, salvo que se trate de una apuesta poco clara…

Reto para todo México en la 4T, luchar por la mejora continua, erradicar la cultura del menor esfuerzo y de la transa, reconocer el talento humano, el esfuerzo y dejar de lado la mediocridad. APOSTEMOS A GANAR

Omar Bustani Barrientos

Facebook Comments
Advertisement

Populares

ÚLTIMAS NOTICIAS

error: Content is protected !!